Ocho excursionistas mallorquines que estaban realizando un curso de barranquismo se quedaron atrapados la madrugada del Domingo en el Torrent de Coanegra (Santa Maria) por el espectacular aumento de su caudal, tras más de 15 horas de difícil rescate cuando bajo el caudal pudieron seguir y salir del barranco.

El Grupo de Rescate de los Bomberos de Mallorca y GREIM Guardia Civil de montaña, coordinó la operación tras recibir el aviso a las 21 horas del sábado. El rescate se prolongó unas quince horas. Cuando fueron localizados, a la 1.20 de la noche del domingo, pero los rescatadores no pudieron llegar hasta las 6:00 de la mañana, los momentos más complicados fueron acceder al lugar donde se encontraban los barranquistas, una vez los agentes se encontraban con los 8 barranquistas les suministraron comida, bebidas calientes porque muchos de ellos se encontraban con sintomas graves de hipotermia. Los agentes no se separaron de ellos desde que fueron localizados hasta que fueron evacuados. Una vez bajo el caudal pudieron salir por el propio barranco.

Relato de Facebook de uno de los rescatados, que comenta y felicita al equipo de rescate que realmente se jugaron la vida para salvar las ocho personas.

Buenas a todos, no soy mucho de escribir en el Face, de hecho no tengo y utilizó el de mi pareja. Pero para tranquilizar a los que me conocen únicamente decir que a las 10 entrábamos ayer en Coanegre y a las 11 de hoy salía el último (yo) con la inestimable ayuda de los servicios de rescate (GREIM, Bombers de Mallorca, Protecció Civil…). El resumen es claro, haciendo un curso de torrentes (impartiéndolo) el tiempo corrió más de lo previsto y no preste suficiente atención a las señales de la naturaleza (meteo, caudal, etc). Lo que tenía que ser la última jornada para descubrir la progresión acuática se convirtió en una broma de mal gusto, tanto para los participantes (a los cuales quiero darles la enhorabuena por aguantar en una situación delicada), como a los rescatadores (a los cuales siempre estaré eternamente agradecido ya que tienen que jugarse la propia piel muchas veces por culpa de decisiones erróneas de terceros, en este caso mías). Dentro de la desgracia de encontrarnos probablemente con la crecida del año, el azar nos deparó el mejor (o único) sitio para resguardarnos. Ya lo dice la dicha: la confianza mata, o también una fallo es un gol. Esta vez todo ha salido demasiado bien.
PD; Evidentemente estoy abierto a cualquier tipo de juicio o aclaración de dudas. Estad seguros de que quien tiene más preguntas en la cabeza soy yo mismo.
Salut i Muntanya

(Autorizado texto de facebook por: Jaume)

 

Atención los proximos dias con la meteo! Fuente: Meteoblue

Pep Homs Mestres

Editor de CANYONING NEWS la zona de Baleares, Técnico deportivo en descensos de barrancos y apasionado de nuestro deporte, local de la zona de Mallorca.

Otras noticias

Más comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Buenos días, soy Jaume (el accidentado).
    Me gustaría añadir unas puntualizaciones si se me permite:
    1-En el momento que entramos en el barranco había cuatro empresas (todas conocías por mi) de la zona con sendos grupos. El caudal del barranco era normal/aceptable.
    2-Todos sabíamos de la mala previsión de la meteorología y de lo traicionero del barranco, por eso la actividad tenía que ser rápida y fluida. El gran error fue mío al no decidir por todos y abortar antes por la mañana (aunque lo propuse como primera opción), y también al impartir un curso y entretenernos con maniobras y no abortar durante el transcurso de las mismas viendo que la progresión del grupo y condiciones del barranco no eran las esperadas/adecuadas.
    3-El hecho de pararnos a esperar fue una decisión mía (debido al caudal apreciado y al nivel del grupo) y el azar/intuición/experiencia hizo que fuera acertada (con mucha dosis de suerte).
    4-Disponíamos de poco sitio para todo el grupo por lo que nos distribuimos regularmente al tiempo que el caudal crecía y nos limitaba el espacio. Racionamos la comida y la bebida pensando en aguantar hasta que el caudal bajase (intente concienciar al grupo de que era vital mantener la calma y aguantar el tiempo que fuera necesario, podían ser días dada la situación).
    5-Intente comunicarme con los servicios de rescate con la intención de decirles que NO se arriesgaran a venir el sábado por la noche ya que creía (des de mi punto de vista o perspectiva) que el sitio donde estábamos resguardados era relativamente seguro y podíamos aguantar la noche. La comunicación no fue posible.
    6-No negaré que el ambiente era frío, pero en ningún momento estuvimos en situación de hipotermia grave. Todos íbamos bien equipados, nos manteníamos juntos, comíamos regularmente, nos proporcionábamos calor mutuo y animábamos constantemente. Prueba de ello es que de los ochos participantes, únicamente uno fue hospitalizado hasta el domingo por la tarde con síntomas de hipotermia leve y fallo en los niveles de azúcar.
    7-Los miembros de grupo y yo estamos convencidos de que el hecho de conocernos previamente y tener una confianza/empatía mutua fue clave para la buena convivencia y tranquilidad. Todos demostraron un saber hacer envidiable y personalmente creo que con otro tipo de personas la situación habría sido diferente. A día de hoy el grupo me ha expresado que todos se encuentran bien físicamente y con ánimos de reemprender su vida montañera habitual.
    8-Algunos miembros del grupo de rescate (los cuales eran conocidos míos) me afirmaron el hecho de haber actuado en uno de los peores/más exigentes rescates de su carrera profesional y que como todos (rescatados y rescatadores) estuvimos al límite durante muchas horas. Fue muy duro para todos y siempre les estaremos agradecidos por haberse arriesgado tanto (aunque forme parte de su trabajo, resulta incomprensible y digno de admiración el hecho de arriesgar tanto sin esperar nada a cambio).
    9-Como ya comenté, yo era el máximo responsable y las principales decisiones eran mías, por ello estoy abierto a cualquier tipo de investigación/aclaración. Yo también soy partidario (siempre lo defiendo) de que las imprudencias/negligencias/malas decisiones deben ser corroboradas/analizadas/sancionadas y no tengo ningún inconveniente en hipotecarme de por vida para acarrear con todos los gastos generados (de hecho es mucho más asumible realizarlo en este caso principalmente a que todo salió bien y no hubo desgracias personales).
    10-Estas consideraciones NO son para redimirme/exculparme, sino que me gustaría que sirvieran de aclaración y aprendizaje para todos los que amamos la vida y en concreto la naturaleza. Evidentemente de haberse dado otro final no estaríamos/estaría comentándolo tan fríamente.
    Saludos a todos y Buenas salidas montañeras
    Jaume

TAKE 15%
OFF

on your first purchase
Get Coupon

Stay Connected!

Get email marketing pro tips delivered straight to your inbox!
SUBSCRIBE